Una torre que se construyó por un capricho.

Si nos lanzamos a recorrer los caminos de la región de los Cotswolds en el sur de Inglaterra, nos vamos a encontrar con paisajes y vistas increíbles a cada paso del camino. No por nada, a esta pintoresca zona de la campiña, se la suele llamar la Toscana Inglesa. 

Una sucesión de colinas teñidas de distintos tonos de verde, arroyos serpenteantes atravesados por antiguos puentes medievales y esas pequeñas villas con casas de piedra caliza y techos de pizarra, que tan frecuentemente vemos representadas en la  porcelana inglesa.

Aquí, en la cima de una colina y dominando el paisaje, se levanta orgullosa la Torre de Broadway, a escasos seis kilómetros del pueblo del mismo nombre en el condado de Worcestershire. Con sus 17 metros de altura y elegante estilo georgiano, es el fruto del capricho de Bárbara, la esposa de George William, sexto Conde de Coventry, quién deseaba comprobar si desde su mansión, sería posible divisar un faro que se situase en la cima de una de las dos colinas que se encontraban cercanas al pueblo.

Para satisfacer el capricho de esta acaudalada señora, el arquitecto y paisajista Capability Brown trabajó en su diseñó, mientras la construcción estuvo a cargo del famoso arquitecto de la época James Wyatt. Los trabajos se iniciaron en 1797 y se completaron al año siguiente.

Al recorrer sus tres plantas, se pueden visitar exposiciones con la historia de William Morris y apreciar el vínculo con las artes y oficios. Antes de alcanzar las torres para disfrutar de agradables vistas desde las almenas, se puede recorrer una exposición sobre el Cuerpo de Observadores Reales, quienes cumplieron tareas de vigilancia durante los raids alemanes de la II Guerra Mundial y mantuvieron la alerta durante los años de la Guerra Fría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba